El falaz fantasma de las feas feministas

 

La enésima repetición en estos días del enésimo energúmeno de extrema derecha de este cliché en días recientes me ha hecho desear que aunque es mucho pedir que los seres humanos no digamos tontería, ya va llegando la hora de mandar al baúl de los recuerdos  esta tontería en particular.

Lo primero que hay que decir es que, por regla general, viene acompañado de denuncias de un supuesto feminismo radical  que es otro fantasma no menos elusivo.

Quien visite la página web de la Federación de mujeres progresistas no va a encontrarse con manifiesto sobre que todos los hombres somos violadores sino con preocupaciones por la salud de la mujer, la violencia de género y los apoyos a las mujeres emprendedoras.

Bienvenida a la página web de la Federación de Mujeres Progresistas

Es una asociación que alcanza a 23 mil personas en España y es por lo tanto la principal organización no gubernamental preocupada de defender los derechos de la mujer.

Y digo lo de veintitrés mil personas para  evidenciar lo absolutamente disparatado  que es hacer una generalización basada en el físico de semejante multitud.  Es humanamente imposible que nadie conozca una muestra significativa de semejante grupo como para  emitir una opinión fundamentada.

 

¿Eran los/las manifestantes de la plaza de Colon feos o guapos?

Ni lo sé, ni me importa ni tiene importancia alguna.

Las ideas de una persona no son más o menos validas porque sean  feos o guapos o feas y guapas.

Descalificar a alguien con esta  base es una muestra de lo que los clásicos  llamaban falacia ad hominen (en este caso ad mulierem), matar al mensajero o como decía Antonio Machado, la verdad es la verdad, dígala Agamenón o su porquero.

 

Subyace un tópico que se quiere vender desde una determinada derecha y es que las mujeres que adoptan roles tradicionales son más  coquetas y por lo tanto cuidan más su aspecto resultando más atractivas.

Este es un delirio de la burqesia que viene de antiguo. Recuerdo hace años cuando el mago David Copperfield actuó en Madrid con pleno de asistencia del pijerio, la plumilla de turno del ABC tuvo el valor de decir que Copperfield sacaba a las menos atractivas de las voluntarias para evitar los celos de su esposa la supermodelo Claudia Schiffer.

Esto no guarda relación alguna con la realidad pero sin con cómo le gusta verse a una cierta clase media que no parece haberse enterado de que aunque la mona se vista de seda mona se queda porque la belleza puede encontrarse en cualquier sitio (al igual que su ausencia) y que no se compra.

woman holding hair in close up photo
Photo by Grisha Chernigowsky on Pexels.com

 

Así pues  mi modesta aportación a acabar con esta tontería.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s