¿De que hablamos si hablamos de Deporte?

No hay contradicción cuando se esta hablando de cosas distintas.

 

En primer lugar tengo que decir que para mí Maxim Huerta era un perfecto desconocido antes de su nombramiento como ministro de cultura del nuevo gobierno. En estos días he aprendido que es una figura polémica que concita tantas simpatías como rechazos.

En particular resulta polémico un tuit antiguo en que dice odiar el deporte lo cual para muchos parece incapacitarlo para ejercer como ministro en dicha área.

Leyendo el tuit en cuestión, si Umberto Eco odiaba a los deportistas, el Sr. Huerta declara odiar el deporte. Lo primero que hay que plantearse es ¿qué dijo Umberto Eco? Por suerte no hay que buscar mucho: Odio a las hinchas, no al fútbol. Invito a leer a Eco (algo siempre oportuno) para comprobar que el mayor motivo de la antipatía es la violencia.

Es decir que el odio del Sr. Huerta parece dirigirse a una faceta muy específica y concreta de eso tan amplio como es el deporte.  De la misma manera que es comida las hamburguesas de McDonalds, las recetas de los chefs y las croquetas caseras. De la misma manera que es música Brahms y el despacito.  El deporte es muchas cosas.

Por eso no veo conflicto alguno con decir que “El deporte es respeto, superación, humildad, perseverancia… Todo eso pienso ejercitarlo con tesón y esfuerzo. “

La humildad no es precisamente rasgo que se asocie con los Cristianos y Messi de este mundo por decir algo. No estamos hablando del ajedrez o del siempre menospreciado por el medio deporte femenino. Ni mucho menos de atletas paralímpicos,

Pero hay una reflexión de fondo que me resulta muy preocupante. De alguna manera se admite que quien ejercita un cargo puede utilizar como único modelo de gestión sus propias opiniones personales en la gestión de un patrimonio público. Esto sucede en España y seguirá sucediendo, lo que no quita que sea una vergüenza. Dicho más claro, que debería darnos vergüenza a todos nosotros aceptar una realidad semejante.

Espero y deseo que ni el Sr. Huerta ni ningún otro cargo público utilice sus gustos personales más allá de lo humanamente inevitable sino que en el desarrollo de sus gestiones busque el mayor bien del mayor número posible de personas apoyándose en el debate y en el consenso.

people doing marathon
Photo by Snapwire on Pexels.com
Anuncios