La modesta belleza de lo efímero.

IMG_1552

Vivimos rodeados de pequeños detalles cotidianos que corren serio riesgo de desvanecerse en el torrente de sensaciones que suele ser nuestra rutina.

Son detalles discretos que requerirían un ritmo mucho más pausado que el común para poder ser apreciados.

Son detalles fugaces. Los sutiles juegos de la luz y la sombra suelden deshacerse ante nuestras miradas. Y no esperes volver a encontrar al día siguiente las diminutas flores que pueblan las grietas del arcén.

Son detalles tan incompletos como lo somos la mayoría de los seres humanos y por eso pueden ser un antídoto al hartazgo de grandes hombres, grandes gestos y grandes momentos que asaltan nuestras conciencias al cabo del día.

Así que detengamos unos instantes nuestra marcha y celebremos la belleza, discreta y fugaz, de lo efímero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s