Como disparar un revolver en un concierto de música clásica

Pedro_pp

Enemigo acérrimo del uso del flash, el gran Cartier-Bresson lo definía con las palabras que dan título a este texto.Sin embargo y con todo el respeto al maestro, mi intención era retratar a Pedro Villora con ayuda de mi speedlite y una pequeña ventana de luz Lumiquest.

Pero al entrar en su despacho, el lugar donde se tomó esta foto, vi inmediatamente la iluminación natural que procedía de varias ventanas laterales. Sentados en el centro del mismo Pedro tenía dos luces laterales suaves a los lados del rostro e incluso la luz de la ventana perfilaba el fondo. En ese momento entendí las palabras del maestro.

Ni siquiera soy capaz de imaginar cuantos flashes, cuanto tiempo y cuanto esfuerzo hubiera costado elaborar una iluminación semejante.Así que mi flash no salió de la bolsa.

Y no es cuestión de ser pragmático. Es cuestión de reconocer que a veces la luz natural es inmejorable.

La foto final podrá considerarse mejor o peor. No me corresponde a mí decirlo. Pero lo que sí puedo decir es que a veces tienes el viento a favor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s